loader image

Atención, Concentración y Memoria en la Escalada

“En una mente totalmente concentrada no hay espacio para pensamientos sobre el desempeño del cuerpo, y mucho menos para pensamientos sobre el cómo de ese desempeño. Cuando un jugador se encuentra en ese estado, no hay nada que interfiera con la plena expresión de su potencial para actuar, aprender y disfrutar” (Gallwey, 1997, p. 30).

Una de las formas de comprender la cotidianidad y los deportes en sí, es empezar a desglosar todo lo que hacemos, darnos cuenta de la cantidad de cosas y factores que afectan el cómo nos desenvolvemos en un ambiente o actividad, es según nuestro punto de vista crucial, ya que puede aportar mejoras en el rendimiento y en cómo nuestros cuerpos y mentes reaccionan.

Por lo mismo es que hoy hablaremos de la correlación que hay entre la atención, la concentración y la memoria, aunque cada una de ellas tiene sus propios aspectos y características, en conjunto hacen un gran equipo. Entendiendo esto desde la escalada cómo una actividad “multitarea”, en donde ocurren muchísimas cosas en distintos rangos de tiempos y que pueden favorecer o desfavorecer nuestro desempeño.

Atención:

En una primera instancia, se puede dar a entender gracias a los estudios de Garrido-Palomino, Fryer, Giles, González-Rosa & España-Romero (2020) que la atención es una capacidad cognitiva que permite seleccionar y procesar la información deseada o requerida en variados momentos, por medio de redes atencionales neuronales como la orientación, la alerta y el control ejecutivo.

Según lo planteado por Rothbart & Posner (2015) la orientación es la manera en que la atención se alinea con las distintas fuentes de estímulos sensoriales, es decir, de cómo nuestro foco atencional va variando y dependiendo de lo que vemos, escuchamos o sentimos, todo esto complementado muy bien por la alerta, la cual nos ayuda a obtener o mantener un estado de excitación ante un estímulo directo o indirecto, ayudándonos con los tiempos de reacción. Respecto al control ejecutivo, este está encargado de la toma de decisiones, de detectar errores, controlar las distracciones y propiciar la retención de información de variados sucesos para utilizar a su favor.

Concentración:

Por otro lado, se puede apreciar que la concentración es una habilidad para dirigir y mantener la atención en una tarea específica., tal y como lo explican Guallar & Pons (1994) en donde plantean que estar concentrado significa atender a aquellos aspectos relevantes de la actividad deportiva, sin prestar atención a aquellos estímulos que no sean importantes para la esta misma.

Es aquí donde ocuparemos las dimensiones atencionales señaladas por Nideffer (1991), en donde se encuentran la amplitud -número de estímulos a los cuales atendemos- y la dirección -de donde proviene el estímulo-, respectivamente puede ser o amplia/estrecha u interna/externa.

La diferente combinación de estas dimensiones genera 4 tipos de estilos atencionales, de los cuales tendemos a desarrollar algunos más que otros dependiendo del deporte que practiquemos y de nuestra propia subjetividad. En la escalada solemos cambiar frecuentemente nuestro estilo atencional en relación con las exigencias de una tarea u objetivo en específico, apoyándonos de las distintas redes neuronales de orientación, alerta y control ejecutivo al momento de seleccionar unos estímulos por sobre otros.

grafico concentracion

 

Dirección Externa

Atención dirigida hacia al exterior, a los estímulos ajenos al escalador.

Interna

Atención dirigida hacia los estímulos internos del escalador.

Amplitud
Amplia

Atención centrada en un amplio número de estímulos/respuestas

Externa amplia (Evaluación)

– Atención centrada en diversos estímulos externos.

–  Evaluación del medio en el que se ejecuta una acción.

Ej: comentarios del asegurador, clima y lectura de la vía.

Interna Amplia (análisis y planificación)

– Atención centrada en diversos estímulos internos.

–  Análisis de la información que el escalador tiene sobre el deporte (técnicas y tácticas), con el fin de controlar y adaptar su comportamiento.

Ej: sensación de la roca, tensión corporal y respiración.

Estrecha

Atención centrada en un número reducido de estímulos/respuestas.

Externa Estrecha

(Acción)

–          El Escalador se enfoca en un reducido número de estímulos externos.

–          Tiene relación con la ejecución de una acción ante una situación.

Ej: comentarios del asegurador y lectura.

Interna Estrecha (preparación/ensayo mental)

–          Atención centrada en un número reducido de estímulos internos.

–          Tiene relación con el control de pensamientos, sensaciones y movimientos.

Ej: estar atento a la propia respiración.

 

Memoria:

La memoria al igual que los conceptos anteriores, es un sistema complejo, que conlleva varios sub-sistemas y procesos importantes a nivel neurológico para llegar a ser desarrollada.

Primero que todo hay que señalar que la memoria es una función que nos permite registrar y almacenar información para después utilizarla en algún evento futuro, por esto se considera tan importante para el aprendizaje.

A grandes rasgos podemos dividir la memoria en 3 tipos:

  • Perceptual: Su duración es de un par de segundos. Es adquirida y evocada mediante los sentidos y estímulos visuales o auditivos.
  • A corto plazo: Su duración es de minutos, es limitada en la cantidad de información mantenida, se activan distintas partes del cerebro dependiendo de la información, nos permite evocar información de la memoria a largo plazo, además, se puede entrenar reiterando la información mantenida para consolidarse en la memoria a largo plazo. Un ejemplo de un tipo de memoria a corto plazo seria la operacional, la cual está centrada en almacenar y manipular temporalmente la información para realizar una tarea compleja, como lo sería el aprendizaje, almacenando temporalmente entre 5 y 9 elementos como máximo.
  • A largo plazo: Su duración es mucho más extensa, de minutos hasta siempre, puede darse de manera consciente cómo el recordar un episodio en específico o inconscientes como lo sería la memoria procedimental -memoria motora-.

De igual manera, hay procesos de la memoria que nos podrían ayudar a comprender la relación que existe con el rendimiento deportivo y la expertiz del atleta. Según los estudios de Vaughan & Laborde (2020) y los concepto planteados por Styles (2010) en su libro “Psicología de la atención”, la memoria está altamente involucrados en la habilidad de manipular información, de mover focos atencionales y de inhibir las distracciones, todo esto en correlación a la experiencia que tenga el atleta y su conciencia situacional; proceso por el cual uno analiza el entorno de manera perceptiva -sonidos, espacio, tacto, visual, etc.- logrando así, retener e integrar esta información, para luego combinarla con los conocimientos previos, permitiéndonos esto evitar errores o predecir lo que puede ocurrir, es decir, haremos todo lo posible a nivel de la memoria para anteponernos a ciertos sucesos, como lo hacemos al momento de la lectura de un boulder o ruta.

 

Entrenamiento de la atención y su relación con la concentración y memoria:

Según Mora, Zarco & Blanca (2001), en complementación con Styles (2010), se plantea que las teorías más modernas sobre atención consideran de vital importancia la capacidad del sujeto para dividir su atención en varios estímulos o multitareas. Por lo cual la automatización de ciertas funciones es de suma importancia para poder ejecutar 2 o más tareas en paralelo, concentrándonos solo en una de ellas.

Otro punto importante en relación con esto es la Atención selectiva, mediante la cual discriminamos el o los estímulos en los cuales enfocaremos nuestra atención -inhibiendo los distractores-, según su relevancia para cierto contexto o situación.

Peck y Detweiler (2000) estudiaron la eficacia de diversas técnicas de entrenamiento en tareas multietapa, las cuales según los estudios de Gospher (1993) mejorarían la interiorización del conocimiento especializado y su control, dividiéndose en las 2 siguientes técnicas:

  • Entrenamiento de tarea parcial: tareas individuales que componen una más compleja. Cómo lo sería la descomposición de los movimientos técnicos que ocurren en la escalada, como por ejemplo un dinámico, el cual no es solo el hecho de saltar, si no que hay una fuerza que se genera desde el movimiento de os pies, la flexión y extensión de las rodillas, variados movimientos de cadera, brazos estirados para después generar una atracción y empuje hacia el muro y la presa, etc, es decir, al menos 5 o 6 movimientos distintos que se deben conjugar en 1.
  • Entrenamiento de tarea total: trabajo sobre un movimiento total y fluido, sin prestar atención a sus pasos individuales. Propicia la coordinación de tareas individuales y la transferencia -transfer- del aprendizaje a nuevas tareas que tengan similitud con la anterior.

Respecto a estas técnicas de entrenamiento atencional, podríamos decir que el entrenamiento de las tareas parciales se relaciona con la memoria operacional, la cual se expresa de manera consciente al permitirnos controlar de mejor manera la ejecución de ciertos movimientos por separado al evocar y evaluar los conocimientos relevantes para resolverlos. A pesar de lo anterior, la necesidad de adaptar nuestro estilo atencional a la tarea y a los distintos estímulos puede generar una sobrecarga en nuestra memoria operacional, provocando un enlentecimiento del rendimiento y aumentando la posibilidad de cometer algún error al pasar por alto información importante, afectando esto directamente a la transferencia del conocimiento y el aprendizaje a situaciones futuras.

En correlación con lo planteado, Peck y Denweiler (2000) señalan que la aplicación de tareas totales y tareas encadenadas -tareas parciales encadenada entre si- a diferencia de las parciales separadas, generan un peor rendimiento en el entrenamiento -ejecución individual del movimiento-, pero una mayor transferencia. Lo que quiere decir que las tareas parciales individuales permiten una mejor ejecución del movimiento por separado, pero disminuyen la posibilidad de aplicar este mismo movimiento en otro contexto. Por el contrario, los movimientos parciales encadenados permiten acercarnos más a una automatización del movimiento y por tanto de un movimiento total y fluido, consolidándose este conocimiento en nuestra memoria procedimental.

Cabe mencionar que el tipo de entrenamiento dependerá del grado de expertiz de la persona, pues a una persona que se está iniciando en la escalada le será más propicio entrenar movimientos parciales de multitarea para comenzar a reconocer y consolidar el conocimiento de estos a nivel motriz, antes de lograr encadenarlos para general un movimiento total automático.

Por otro lado, las personas con más expertiz en la escalada se podrían beneficiar más de las tereas en su totalidad, pues es probable que las tareas individuales que componen el movimiento ya estén automatizadas dentro de su memoria procedimental, pues si se comienza a tomar en cuenta cada movimiento es probable que la memoria operacional colapse como se señaló anteriormente y se cometan errores.

A pesar de que la aplicación dependa tanto del deportista como de su experiencia, lo ideal sería integrar tanto las tareas parciales como las totales dentro del entrenamiento, para fortalecer por un lado la consciencia del movimiento individual, su correcta ejecución y aplicabilidad a distintos contextos, pasando por la evaluación atencional del entorno, el análisis de este, la planificación o ensayo mental y la acción, para luego repetir esta última hasta generar un aprendizaje procedimental -automatizarla motrizmente-, encadenándola posteriormente a otros movimientos con el fin de integrarlas en una tarea o movimiento total, para poder evocarlo posteriormente de manera automática en pos de nuestro objetivo, pudiendo así concentrarnos netamente en escalar y disfrutar, sin tener que estar repasando mental y motrizmente todos los pasos que componen cada técnica.

 

La relación entre la escalada, la atencion-concentracion y memoria:

Un muy buen material para ilustrar y aterrizar todos estos conceptos y conocimientos es el video explicativo de Udo Neumann -un reconocido entrenador por sus métodos centrados en los movimientos y coordinación-, quien hace un análisis de la técnica y resolución de problemas de Akiyo Noguchi, en donde se centra en su adaptabilidad respecto al boulder, a cómo responde al entorno y a su aprendizaje por medio del ensayo y error, pero ¿por qué es tan importante este video de Akiyo?

Nuemann lo que hace es exponer el desplante de Akiyo en el muro, donde podemos apreciar cómo, mediante la evocación de ciertos movimientos automatizados -mediante la sucesiva práctica-, logra enfrentarse a situaciones totalmente nuevas, logrando transferir dichos movimientos parciales a un movimiento total, encadenándolos entre sí con el fin de lograr un solo movimiento fluido. Asimismo, es como el conjunto entre la concentración, atención y memoria, ayuda a Akiyo a poder resolver los boulders inhibiendo distracciones, moviendo sus focos atencionales de un punto a otro, reconociendo en base a su lectura la estrategia con la que enfrentará el boulder y permitiendo la adaptación de sus debilidades y fortalezas para encadenar el problema en menor cantidad de intentos posibles.

Conclusión:

Asimismo cómo se fue observando en este documente, la atenciónconcentración y la memoria nos puede ayudar a complementar y a desarrollar nuestro rendimiento en el ámbito deportivo, no solamente por ser herramientas que nos ayudan a evaluar, analizar y actuar ante la resolución de problemas por medio de nuestros conocimientos previos o por lo que estamos percibiendo en el momento, sino que también nos aporta en el reconocimiento de fortalezas, limitaciones, adaptaciones y creatividad, los cuales en conjunto de los objetivos de cada escalador y de su gestión emocional, pueden ser una gran cordada para enfrentar a la roca o al muro.